domingo, 28 de septiembre de 2014

La misma canción de todos los años a final de septiembre

La muy reducida información facilitada por el Gobierno en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministro en el que se aprobó el proyecto de Ley de los PGE de 2015 (cuadro macro y poco más) ha sido el detonante para la aparición de todo tipo de opiniones en los medios de comunicación por parte de (más o menos) expertos en la materia sobre la influencia de las cuentas públicas.

Ni siquiera se ha esperado a la presentación el próximo martes de la abultada documentación (decenas de libros con miles de páginas) para utilizar rotundos calificativos sobre el contenido e influencia de esta parte de las cuentas públicas. Repito el adjetivo parcial de los PGE, no como sesgo sino como parte de un todo, porque sin dudar de su evidente importancia al afectar no solo a personas sino también al ritmo de actividad económica, conviene recordar que la Administración General del Estado y la Seguridad Social son una parte de un estado muy descentralizado como es el español donde con conviven competencias desarrolladas en otros niveles de gobierno: Comunidades Autónomas y Entidades Locales. Unos presupuestos de las administraciones territoriales que absorben casi el 50% de las cuentas públicas y que posiblemente no se hagan públicos en su totalidad, como mínimo, hasta final de octubre.

La repetición del comportamiento dentro de lo que se podría identificar como dictadura mediática, me permite sugerir la lectura de esta entrada escrita el año pasado que titulé desarmando tópicos sobre los PGE (aquí).

Dado que se trata de analizar el origen y destino de un mínimo de 400.000 millones de euros es conveniente utilizar más prudencia y rigor en el análisis de las cuentas públicas, aún a costa de hacer frente a las múltiples presiones para emitir juicios inmediatos .

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario